Implantes dentales: un tratamiento responsable

5 min reading time

Por Dra. Laura Besenzoni, Odontóloga.

El concepto de salud integral, incluye el de la salud bucal. Afortunadamente, hoy en día, la conciencia de este concepto permite acercar información relevante al público general para poder controlar las enfermedades que afectan a dientes, encías y mucosas bucales.

La placa bacteriana es la principal responsable del desarrollo de estas enfermedades. Se trata de un conjunto de bacterias que habitan la cavidad bucal y, al confluir múltiples factores, pueden organizarse de manera tal que den lugar a procesos patológicos que afectan dientes y encías.

En el caso de las caries, la placa bacteriana produce ácidos que debilitan el esmalte dental, lo reblandecen y, como consecuencia, generan cavidades en las estructuras duras del diente.

La enfermedad periodontal afecta los tejidos que rodean el diente. Se presenta inflamación de las encías y reabsorción del hueso que sostiene las piezas dentarias en los maxilares. En casos avanzados puede aparecer movilidad en ellas y puede ocasionar su pérdida. Ya sea por caries, enfermedad periodontal o por traumatismos, la pérdida de un diente es un evento desagradable para quien lo padece, y genera limitaciones físicas, estéticas y emocionales.

“Qué más quisiera que me hubieran
derribado un brazo,
como no fuera el de la espada;
porque te hago saber, Sancho,
que la boca sin muelas es como molino sin piedra,
y mucho más se ha de estimar
un diente que un diamante”.
“Don Quijote de La Mancha”, de Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616)

¿Y si perdemos piezas dentales?

Si se presenta una situación de ausencia de piezas dentales, es tarea del odontólogo devolver la sonrisa a sus pacientes. Para este fin, existen múltiples tratamientos.

Pueden reponerse las piezas perdidas mediante prótesis removibles o prótesis fijas.

Para entender los mecanismos de planificación y funcionamiento de una prótesis fija nos debemos imaginar un puente, para el cual se necesitan dos o más pilares para sostener la o las piezas faltantes.

En determinados casos los dientes naturales pueden funcionar como pilares y de esta forma soportar la estructura de las piezas ausentes.

Sin embargo, cuando esto no sucede o en caso de que no se considere oportuno utilizar dientes naturales como pilares, el odontólogo especialista en implantes estudiará la posibilidad de utilizar este medio para la rehabilitación.

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes dentales se utilizan en odontología desde 1965.

La innovación y desarrollo de la tecnología aplicada a la medicina ha hecho posible ampliar su accesibilidad, considerándolos la opción ideal de tratamiento en caso de pérdida de dientes anteriores o molares porque:

Es un tratamiento conservador, que evita el desgaste de dientes sanos para utilizarlos como pilares y preserva el volumen de hueso que se perdería frente a la falta de las raíces naturales.

Es seguro. Los estudios previos, materiales específicos y técnicas minuciosas, permiten realizar procedimientos controlados. Los postoperatorios quirúrgicos son muy bien tolerados por la mayoría de los pacientes, que en un promedio de 48 hs pueden retomar sus actividades normales.

Al instalar las coronas fijas sobre los implantes, permite recuperar la capacidad masticatoria perdida, con mayor eficiencia y eficacia que con las prótesis removibles.

Se logra recuperar estética y confort con naturalidad.

El mantenimiento de los implantes es similar al de los dientes naturales.

Procedimiento

Los implantes dentales son estructuras de titanio que se colocan en los huesos maxilares y funcionan como “raíces artificiales”. El procedimiento se lleva a cabo mediante cirugía ambulatoria, bajo anestesia local. Los estudios previos que se realizan en cada paciente determinan la cirugía, el diseño y longitud del implante necesario.

Una vez realizada la cirugía, se produce un proceso biológico de cicatrización del hueso denominado osteointegración. De esta forma, el implante se une íntimamente al hueso que lo rodea y es a partir de ese momento que se utiliza como anclaje para las coronas. Estas son piezas dentales artificiales confeccionadas en el laboratorio dental con las que se imitan la forma y estética dentaria natural.

El paciente con implantes dentales

El tratamiento con implantes combina la disciplina quirúrgica con la rehabilitación dental. Es un tratamiento complejo, pero sin embargo la tasa de éxito según estudios científicos ronda el 90% y brinda confort, seguridad, estética y función demandada por los pacientes.

Algunas causas de fracaso dependen del paciente, pero son evitables.

La placa bacteriana afecta dientes, encía y mucosas bucales. Los implantes se encuentran inmersos en los huesos maxilares y tapizados por encía. Por lo tanto, la placa bacteriana también puede generar procesos infecciosos que afecten los tejidos blandos circundantes al implante y ocasionen inflamación, reabsorción del hueso y la consecuente pérdida de los implantes. Esta afección se denomina perimplantitis.

Es por esto que la responsabilidad y conciencia de los pacientes portadores de implantes sobre la higiene oral es clave.

Higiene de implantes

Las técnicas de higiene, cepillado y uso de hilo dental para los implantes dentales no difieren demasiado de las que conocemos para la dentición natural. La frecuencia de higiene tampoco difiere, ya que el objetivo es combatir la organización de la placa bacteriana.

Existen elementos específicos para la limpieza de rehabilitaciones sobre implantes que el odontólogo puede recomendar para cada caso particular. El conjunto de controles odontológicos periódicos, higiene profesional y cuidado diario de cada paciente, son las herramientas básicas para asegurar el correcto funcionamiento y la estética ideal del tratamiento con este tipo de prótesis a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat