Los ataques de gota se relacionan con el riesgo cardiovascular

4 min tiempo de lectura
Los pacientes con gota que experimentaron un infarto o un ictus tenían el doble de probabilidades de haber sufrido un brote de la enfermedad en los 60 días anteriores al evento.

Investigadores de la Universidad de Nottingham y la Universidad de Keele (Reino Unido) han descubierto que el riesgo de infarto de miocardio e ictus aumenta temporalmente en los 4 meses posteriores a un brote de gota.

La investigación, publicada en JAMA, muestra que los pacientes con gota que experimentaron un infarto o un ictus tenían el doble de probabilidades de haber sufrido un brote de la enfermedad en los 60 días anteriores al suceso, y una vez y media más de haber tenido un brote de gota en los 61-120 días anteriores.

Las personas con gota tienden a tener más factores de riesgo cardiovascular, aunque no se han realizado estudios previos sobre si los brotes de gota están relacionados con un mayor riesgo de infarto e ictus. En este estudio, los autores examinaron si había un aumento temporal del riesgo cardiovascular después de un brote de gota.

El equipo utilizó datos anónimos de 62.574 pacientes con gota tratados en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. De ellos, 10.475 sufrieron un ataque al corazón o un ictus tras el diagnóstico de gota, mientras que otros de edad, sexo y duración de la gota similares no experimentaron tales acontecimientos.

Evaluaron la asociación entre los infartos o ictus y los ataques recientes de gota, y ajustaron estos resultados en función de las comorbilidades, la privación socioeconómica, los factores de estilo de vida y los medicamentos prescritos, entre otras cosas. Descubrieron que los pacientes con gota que sufrían un infarto o un ictus tenían el doble de probabilidades de haber sufrido una crisis de gota en los 60 días anteriores al suceso, y una vez y media más de probabilidades de sufrir una crisis de gota en los 61-120 días anteriores.

Encontraron una tasa alta similar de infartos o ictus en los días 0-60 y 61-120 después de los brotes de gota en comparación con otros períodos de tiempo, cuando utilizaron la información de sólo los pacientes que consultaron por un brote de gota y también experimentaron un infarto o un ictus.

Esto reforzó aún más el hallazgo de que los brotes de gota se asocian con un aumento transitorio de los eventos cardiovasculares después de los brotes.

El aumento de las probabilidades y las tasas persistió cuando se excluyeron las personas con una enfermedad cardíaca o un ictus preexistente antes de su diagnóstico de gota, y cuando se consideraron períodos de exposición más cortos, como los de 0 a 15 y 16 a 30 días antes del infarto o el ictus.

Los pacientes con gota que murieron por un infarto o un ictus tenían un riesgo 4 veces mayor de haber sufrido un brote de gota en los 0-60 días anteriores y más del doble de probabilidades de haberlo sufrido en los 61-120 días anteriores.

Abhishek Abhishek, autor principal del estudio, subraya que «este es el primer estudio de este tipo que examina si existe una asociación entre los brotes recientes de gota y los infartos los ictus».

«Hay que animar a las personas con gota a que adopten un estilo de vida saludable con un tratamiento adecuado de enfermedades como la hipertensión arterial, colesterol alto, la obesidad y la diabetes para minimizar su riesgo de fondo de infarto e ictus «, concluye.

Artículo: Los ataques de gota se relacionan con el riesgo cardiovascular

Fuente: jano.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.