Los peores alimentos y bebidas para tus dientes

8 min tiempo de lectura
Al evaluar la probabilidad de que una comida, un refrigerio o una bebida dañen tu salud dental, hay dos cosas principales a considerar, dicen los expertos

Si alguna vez escuchaste que los dulces dañan los dientes, o que tu hábito de uno (o dos o tres) agua mineral al día erosionará el esmalte de los dientes, es posible que te preguntes qué otras golosinas, bebidas, comidas y bebidas podrían estar dañándolos. Si bien es técnicamente cierto que todos los alimentos y bebidas pueden causar caries, o dañar la superficie o el esmalte de los dientes, no todos los alimentos o bebidas causan el mismo problema y algunas personas son más susceptibles a las caries dentales que otras.

Esto es lo que hay que tener en cuenta para cuidar la salud bucal.

¿Por qué algunos alimentos son peores que otros?

“Al evaluar qué tan malo es una comida, bebida, o postre para tu salud dental, hay dos cosas principales a considerar”, dijo la Dra. Apoena de Aguiar Ribeiro, dentista pediátrica y microbióloga de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que estudia el microbioma oral y cómo afecta la caries dental: su composición y su calidad.

Dentro de nuestra boca viven más de 700 especies de bacterias, algunas que son útiles, otras que son dañinas. Las bacterias dañinas descomponen los azúcares de los alimentos y las bebidas y los convierten en ácidos, que con el tiempo pueden extraer minerales esenciales de los dientes y provocar caries.

Si no estás atento a la limpieza, las bacterias también pueden formar una película blanda, o placa, en la superficie de los dientes, lo que puede exacerbar esa acidez y crear un entorno ideal para que proliferen aún más bacterias. Si la placa dental crece y se endurece lo suficiente, puede convertirse en sarro, lo que también puede irritar las encías y causar gingivitis.

¿Qué tipos de alimentos son malos?

“Los alimentos azucarados, y en particular los compuestos de sacarosa o azúcar de mesa, son especialmente malos para los dientes porque las bacterias dañinas prosperan en ellos”, dijo el Dr. de Aguiar Ribeiro. A menudo puede encontrar sacarosa en muchos alimentos procesados y bebidas azucaradas como dulces, pasteles, concentrados de jugo de frutas y refrescos.

“Además, cualquier alimento que sea pegajoso o masticable, como gomitas, frutos secos, jarabes y dulces, se atasca en los rincones y grietas de los dientes y en los espacios entre ellos. Cuando el exceso de azúcar permanece en los dientes, las bacterias dañinas pueden almacenarlo en sus células, “como una despensa dentro de ellos”, dijo el Dr. de Aguiar Ribeiro, y continuar produciendo ácido durante horas después de haber comido.

Los alimentos azucarados, y en particular los compuestos de sacarosa o azúcar de mesa, son especialmente malos para los dientes porque las bacterias dañinas prosperan en ellos

Ciertas bebidas, como las gaseosas azucaradas, los jugos, las energéticas y los batidos, también son grandes delincuentes. Se lavan los dientes en soluciones pegajosas y azucaradas, y además son ácidos. “Nuestros dientes comienzan a romperse cuando el nivel de ácido en la boca cae por debajo de un pH de 5.5″, dijo la Dra. Rocio Quinonez, profesora de odontología pediátrica en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y “las bebidas tienden a tener un pH alrededor de tres a cuatro.”

Otras bebidas carbonatadas como las gaseosas también son ácidas, así como además lo son los cafés y las bebidas alcohólicas que por lo general se consumen con jarabes azucarados y batidos.

Algunos frutos frescos, verduras o alimentos ricos en almidón, como los cítricos, las papas, el arroz o incluso las bananas, suelen considerarse malos para los dientes porque pueden contener azúcares o ácidos que los desgastan. “Pero también contienen nutrientes que mejorarán su salud en general, lo que a su vez puede beneficiar sus dientes”, dijo la Dra. Dorota Kopycka-Kedzierawski, dentista del Centro Médico de la Universidad de Rochester e investigadora en cariología, o el estudio de las caries y los dientes. “Incluso si son alimentos azucarados o que tienden a atascarse en los dientes, esa compensación puede valer la pena”, agregó.

“Si tenés huecos particularmente profundos en los dientes, o dientes que están muy en contacto entre sí, los alimentos masticables y pegajosos pueden ser más preocupantes para vos que para otros”, agregó el Dr. Quiñonez. En cuyo caso, se debe tener más en cuenta no solo la dieta sino también los hábitos de limpieza.

La clave está en cepillarse los dientes dos veces por día, una a la mañana y otra antes de acostarse, y usar hilo dental

Mientras se cepille los dientes dos veces al día, una por la mañana y otra antes de acostarse, y use hilo dental todos los días, los beneficios nutricionales de esos alimentos superarán los riesgos de daño dental. Aunque cuando se trata de frutas, dijo la Dra. Kopycka-Kedzierawski, “es mejor comer la fruta que beberla”, ya que muchos jugos de frutas comprados en la tienda o incluso caseros tienen azúcares de sacarosa agregados.

¿Qué puedo hacer para prevenir las caries?

La buena noticia es que, además de cepillarse los dientes y usar hilo dental regularmente, existen algunas otras estrategias respaldadas por la ciencia que puede usar para mantener su salud dental bajo control.

1) Evitar los bocadillos y los sorbos. La saliva, que ayuda a eliminar las partículas de comida persistentes, es una de las fuerzas más protectoras para los dientes. Remineraliza y fortalece el esmalte dental, y contiene bicarbonato, que ayuda a neutralizar la acidez de la boca.

“Pero cada vez que comés o tomás algo, la saliva tarda entre 20 y 30 minutos en acumularse hasta niveles protectores, por lo que comer refrigerios o beber con frecuencia puede causar un desequilibrio”, dijo el Dr. Quiñonez.

Si absolutamente debe tomar esa bebida azucarada, tratá de consumirla con una comida, o de una sola vez en lugar de acurrucarse todo el día, el Dr. Quiñonez dijo: “Preferiría que fuera un tragador y no un sorbo”. “Tomar agua después de haber terminado con cualquier alimento o bebida que haya consumido también puede ayudar a eliminar los azúcares”, añadió.

2) Limitá el consumo de alcohol. Los bebedores empedernidos también deben tener cuidado, porque el alcohol puede inhibir la salivación regular, lo que dificulta que su cuerpo limpie los residuos adheridos a sus dientes.

3) Tené en cuenta ciertas afecciones o efectos secundarios de los medicamentos. Varias condiciones médicas, tratamientos y medicamentos, como tuberculosis, quimioterapia, diálisis, antihistamínicos y medicamentos para la presión arterial, pueden inhibir la producción de saliva o cambiar la calidad de la misma. Por lo que los afectados deben estar atentos a practicar una buena higiene dental.

4) Cambiá por alternativas de azúcar. “Cambiar las bebidas azucaradas y refrigerios por sustitutos sin azúcar es un gran movimiento para sus dientes”, dijo el Dr. de Aguiar Ribeiro. Los sustitutos del azúcar como el aspartame o los alcoholes de azúcar no son metabolizados por bacterias como los azúcares normales, por lo que no contribuyen a la caries dental. Pero tené en cuenta que los ácidos en las bebidas dietéticas aún causarán cierta desmineralización de los dientes.

5) Masticá chicle sin azúcar con xilitol. De manera similar, agregó el Dr. de Aguiar Ribeiro, “los alcoholes de azúcar como el xilitol que tienen actividad antimicrobiana” pueden ralentizar la producción de ácido de las bacterias de la boca. “Se ha demostrado que el chicle sin azúcar con xilitol, cuando se mastica tres veces al día, aumenta el flujo salival y también tiene un efecto antimicrobiano”, dijo. Así que si tenés antojo de algo dulce entre comidas, un chicle de xilitol sin azúcar es una de tus mejores opciones.

6) Tomá ciertos tipos de té. También hay evidencia de que los tes negro y verde pueden ayudar a prevenir las caries dental, ya que contienen flúor y tienen niveles de pH más altos. “Pero no agregues azúcar, por favor”, agregó el Dr. de Aguiar Ribeiro.

7) Hacé chequeos regulares. La caries dental es la enfermedad no transmisible más común en todo el mundo. Para la mayoría de las personas, dijo la Dra. Kopycka-Kedzierawski, hacerse chequeos dentales regulares cada seis meses es suficiente para detectar cualquier caries antes de que se vuelva demasiado grave. Ver a un profesional es importante, porque una vez que se ha formado una caries lo suficiente como para que la notes, está bien entrado en caries dental.

“Los hábitos que son buenos para la salud dental generalmente son prácticas que son buenas para la salud en general”, dijo el Dr. Quiñonez. Comer menos alimentos procesados y azucarados, hacerse chequeos regulares cada seis meses y evitar los refrigerios entre comidas, especialmente si ese refrigerio es una comida o bebida azucarada o pegajosa, puede generar dividendos. “No tenés que pensar demasiado”, concluyó.

Artículo: Los peores alimentos y bebidas para tus dientes

Fuente: La Nacion Bienestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.